sábado, 26 de marzo de 2011

Brico-consejo "cierres portillos"

En lo fundamental no se bebe tratar de ahorrar, en este caso le toca a los portillos, las aberturas que hagamos serán a medida y con el paso de los años los modelos cambiaran y sera difícil encontrar uno que sea de las misma dimensiones, reducir de tamaño será relativamente sencillo, ampliarlo muy complicado y caro.
 Brico-consejo: comprar lo mejor, no siempre es lo mas caro pero casi siempre, huir de la segunda mano y productos de segundo orden, yo puse unos Plastimo (plastico-timo) con unos cierres de plástico que con el tiempo se gastaron y ya no ejercían ninguna presión sobre el metacrilato, por supuesto ya no fabrican el mismo modelo y no hay ninguno en el mercado que tenga las mismas dimensiones, con un poco de paciencia y muy poco dinero les hice este cierre, que al menos no se desgastara.


Taladro el metacrilato y paso un tornillo, la presión la ejercerá una palometa en inox y con una pletina estándar que se encuentra en cualquier náutica sustituyo la pieza en plástico que se había desgastado, el único problemilla es que tuve que hacerlo “in situ”  imposible desmontar los portillos y las piezas antiguas, todo bien sulfatadito, para ello nada como una “Dremel” ¡no debe faltar en un barco!



jueves, 17 de marzo de 2011

Artilugio para frenar el eje

Un sistema muy barato para frenar el eje cuando el inversor es hidráulico, perderemos algo de velocidad, quizás 0,3 nudos para un 40 pies, pero, yo al menos, prefiero no desgastar bocina y rodamientos y no tener que soportar el ruido que hace, sobre todo por encima de los 5 nudos.
Colocamos un freno de bicicleta que nos sirve para reducir el numero de vueltas a las que gira el eje e incluso pararlo del todo si la velocidad del barco es inferior a 3 o 4 nudos, por encima de esta empieza a girar y a quemar zapatas, una vez frenado deslizamos el pestillo que hace tope en la cabeza de un tornillo que hemos roscado en el acople flexible, el coste de este artilugio no llega a los 30€.

Esto claro esta, para travesías, para paseos, el eje puede girar, la mayoría de inversores lo permite a pocas vueltas e incluso a muchas, pero ojo que los hay que no pueden girar sin refrigerar.
Se puede sofisticar bastante mas, como por ejemplo colocar un plato de inox entre el eje y el acople flexible y frenarlo con un freno hidráulico de moto e incluso de bici y seguro que a la vista de esta “chapucilla” se os ocurren algunas variaciones a la misma.

viernes, 4 de marzo de 2011

El "Tamata"

Durante dos años y compartido con dos amigos tuve el "Tamata", 50 pies de acero, lo encontramos practicamente abandonado en un varadero, lo reformamos de proa a popa y de quilla a perilla para convertirlo en un barco de charter con 4 cabinas, cuando lo vendimos vacie todo el tercio de proa del barco para hacer una version "armador" para su nuevo propietario.


Enrollador, fundas para las velas, capota antirociones, portico de popa con placas solares, pintura de casco y cubierta.... y muchas cosas mas que no se ven


Tambien le pusimos balcones de maniobra y algun portillo mas.

¡como no! motor nuevo

Camarotes de babor y estribor, los dejamos tal cual estaban, instalamos de bajo de ambos tanques de agua con una capacidad de 1000lts

La cocina, un rincon muy agradable, la equipamos un poco y la pintamos y barnizamos

Baño de babor y mesa de cartas, toda la electronica nueva a excepcion de la sonda y parte del piloto

Las fotos que suiguen ya pertenecen a la reforma completa que le hice despues de su venta, el barco tenia la sala en popa, una distribucion poco extendida pero comodisima
¡no fui responsable de la tapiceria!


Pasillo bajo de la bañera, en la banda opuesta esta la cocina


Fotografia sacada desde la bañera, a estribor paso hacia la mesa de cartas, sala y cocina, a babor baño, y por delante y hacia proa, tres cabinas, baño y pique.

El nuevo baño de proa, por la puerta que se ve se accedia aun gran pañol y mas a proa de este al pozo de fondeo.



El nuevo camarote, con una gran cama, tal y como queria el nuevo aramador, ocupaba toda la manga del barco, frente a la cama tenia un escritorio y armarios, a la derecha un plano del barco, tal y como lo dejamos mientras fue nuestro.

Años mas tarde, Miguel, que fue a quien vendimos el barco, tambien lo puso en venta y fui el encargado de venderlo, se lo quedaron una pareja muy joven con un bebe ¡no habian navegado nunca! y no sabian nada de barcos, tardaron mas de un año en bajar de Torrevieja a Cadiz, lo he ido viendo por casualidad en fotos de paginas de otros navegantes, la ultima estaba fondeado en Cabo Verde ¡buena proa Tamata!

   Hace algunos años visto en Algeciras, ya cono sus segundos armadores, despues de nosotros.