viernes, 17 de octubre de 2014

25 años despúes

Allá por el año 88 cuando decidí que me haria un barco, tenia claro que seria para toda la vida, no soy de los que viven para trabajar y no juego a loterías y demás, así que difícilmente podría andar cambiando de barco, de ahí la elección del acero y otras muchas cosas que tendrían que durar, por ejemplo los suelos, no quería el típico suelo con el junquillo blanco, los tableros eran caros y al fin la teka y el junquillo tenían apenas unas décimas y se degradaba rápido y el arreglo era imposible, así que decidí hacerlo macizo, pondría una base de tablero marino de 10 o 15 mm según la superficie y luego tablas de Iroko de 10mm de espesor pegadas, podría lijar y barnizar todas las veces que fueran necesarias, la verdad que no ha hecho falta, esta tal cual lo hice hace 25 años.

En el camarote de popa la primera pana una vez terminada no se podía levantar, quedo tan ajustada que no salía de ninguna de las maneras, siempre la miraba de reojo y me decía que habría que ver como estaba esa chapa, pero no había maquina capaz de cortar apenas 2 o 3 mm pegada a la puerta y sin destrozar nada, al final me dejaron la maquina que se ve en la foto y levante el piso, me quede a cuadros ¡Estaba perfecto! Aun había serrín de cuando se construyo y la chapa sin nada de oxido, ni un puntito, no todos los sitios inaccesibles pueden dar problemas, el secreto esta en mantener el barco seco, en un barco de metal es fácil, solo hay que preocuparse de no dejar escotillas abiertas cuando no toca.


La pieza que queda bajo la puerta y que no salia de ninguna manera


La chapa de debajo de la misma, sin limpiar ni quitar el polvo y serrin


La maquinita en cuestión


Limpieza y una mano de poliuretano monocomponenete y hay chappa para otros 25 años... al menos.

martes, 14 de octubre de 2014

Octubre en el Guadiana

He pasado unos días navegando por el Guadiana, un pequeño paraíso, aquí en casa y por muy poco dinero se pueden pasar largas temporadas, tanto es así que esta lleno de barcos que o bien están unos días de paso, preparando el salto a las islas Canarias, o pasan el Invierno fondeados para ahorrar gasto de amarres o incluso algunos que llevan años viviendo abordo, mas a mas hay quien se ha comprado un terrenito a la vera del río y tiene casa o están en ello y cultivan para el auto consumo.
Hay comunidades formadas, la inglesa, la francesa, la holandesa e incluso la española, buen ambiente,  bohemio y culto, los que tienen niños van a la escuela de San Lucar del Guadiana, a las ocho de la mañana los ves pasar en sus auxiliares camino de la escuela.


San Lucar del Guadiana


El fondeo es libre y gratuito a lo largo y ancho del río, hay pequeños muelles para tres o cuatro barcos en los que se puede amarrar, en el lado portugués son siete con cincuenta Euros para un 35 pies, la primera semana, la segunda sube a quince Euros y no puedes estar mas tiempo hasta pasado un mes, esto se hace para que los barcos no se eternicen por los años de los años e impidan que los demás puedan amarrar para compras, reparaciones etc... Francisco pasa puntual todos los días a cobrar y controlar, ah, y el precio incluye luz, agua y duchas.
El lado español se parece mas al chiste del infierno... el muelle esta ocupado desde hace años por cinco barcos, todos extranjeros y que viven abordo, alguno hasta se ha puesto plantas en el muelle, no interesa dar servicio y les es mas cómodo cobrar una cuota mensual a los que ya están. Una barco te pasa de una orilla a la otra por un Euro, el servicio es continuo y te pasa aunque esté uno solo.

Barcos, barcos y mas barcos








Hay barcos de todo tipo, menos de los que normalmente inundan nuestras marinas, los hay grandes, pequeños, feos, bonitos, de acero, de aluminio, de madera, de fibra, viejos en su mayoría y muy equipados para el crucero y la vida abordo.



Hay quien lo tiene todo



Alcoutim, Portugal, es un pueblo muy cuidado, emblema de la zona, el ambiente es bohemio, hay biblioteca con Wifi libre e incluso ordenadores a disposición de cualquiera, se celebran conciertos con regularidad, talleres de diversas actividades etc... los Viernes se reúnen los cruceristas en un Pub y el dueño del mismo ha puesto a su disposición un pequeño escenario donde cada uno toca y canta lo que puede.San Lucar del Guadiana es un pueblo muy bonito y también esta muy cuidado y limpio, hay centro de salud, colegio, tiendas y bares, pero en ninguno hay gas-oil.

La navegación es sencilla y tranquila, muy relajada, lo mejor es subir y bajar con las mareas, hay agua de sobra bajo la quilla, vi desde los 2,5 mts hasta los 11 mts de sonda, el tenedero es muy bueno, el ancla coge sola, también hay muertos que controlan los barqueros y que puedes usar pagando muy poco, ellos se encargan de vigilarte el barco si te ausentas por tiempo. 

Hay que llevar cuidado poco antes de Pomarao, hay piedras y un banco de arena, adjunto un borrador de la derrota que hay que seguir para no embarrancar




Y mas barcos...






 



















Subimos hasta Pomarao, como puede verse una preciosidad de lugar