sábado, 28 de enero de 2017

Como montar la carpintería en un velero de acero


Lo primero, aunque parezca obvio decirlo, es hacerse un plano de lo que queremos hacer y digo esto porque todos los ingenieros navales te dan un dibujo de planta con una distribución mas o menos clásica pero que puede no coincidir con nuestras necesidades, de hecho nuca coincide, incluso he visto plantas que luego no son realizables porque no se ha tenido en cuenta la superficie disponible a nivel de piso y se ha tomado a nivel de cubierta.
Hoy en día hay programas que facilitan mucho las cosas, tampoco son necesarios, yo me hice los interiores con papel, lápiz, goma de borrar, una escuadra, una regla y una cinta métrica.
El Señor me ha dado buenas habilidades manuales pero entre ellas no esta el dibujo, a pesar del abuelo que tuve:


Esta es la distribución que finalmente me hice.



Esta fue una opción que maneje seriamente, la sala en popa, mi amigo Jesús que se hizo el mismo barco adopto esta ultima con un resultado muy cómodo para la vida abordo, yo no me decidí por aquello de si un día tenia que vender el barco que fuera lo mas común posible, cosa que no ha ocurrido, eso de hacer planes a tan largo plazo no es una buena idea en ningún caso.


Aquí “La Maga Azul” el Alitan 39 de Ana y Jesús, con la sala en popa y plano ligeramente distinto al mío.


Una vez tenemos claro que distribución queremos, hay que preparar los anclajes del mobiliario, allá donde nos coincida con cuadernas haremos taladros de 10 mm, a tener en cuenta que parte de su diámetro se cubrirá con las imprimaciones, lo que finalmente nos permitirá poner tornillos del 8.
Donde no coincida y quede lejos de una cuaderna, soldaremos platinas de acero, de unos 50 cm de longitud, a un par de longitudinales, tal y como se ve en la fotografía:


Se puede ver en la foto de arriba la estructura de acero de estanterías metálicas que emplee para hacer bien firme las baterías, vale para cualquier otro elemento que requiera de algo sólido.

Aquí en la cuaderna anterior a donde esta el embudo se ve perfectamente la pletina.
También se ven los taladros de las ventanas de popa para atornillar los metacrilatos.

Todo lo que tengamos que soldar es imperativo hacerlo antes de chorrear por dentro, los taladros es recomendable pero no imperativo, si nos hemos olvidado de hacer algún taladro una vez pintado el interior, lo hacemos, recogemos bien la viruta y metemos el tornillo con sikaflex o similar, de modo que quede sellado el agujero que hemos hecho.


Aunque ya lo he comentado en otras entradas, hay que imprimar lo chorreado antes de llegar al punto de roció, esta es la superficie que , mas o menos, podíamos chorrear e imprimar cada día, cada día que no llovía o hacia demasiado frió.


En estas fotos se puede ver con detalle las pletinas que previamente hemos soldado y que reciben los mamparos cuando estos no coinciden con una cuaderna.


En esta en concreto se puede ver que el mueble que hay justo delante de la estufa, por cierto que mas adelante sustituí por una Taylor a gas-oil, queda cerca como a unos 10 cm de la cuaderna, por esa distancia no vale la pena soldar nada, basta con atornillar un macizo a la cuaderna y a su vez atornillar el mueble al taco de madera.



El mobiliario se va haciendo fuerte a medida que se van añadiendo las partes longitudinales, se empieza por los mamparos transversales, una manera sencilla, barata y segura para cortarlos sin desperdiciar tableros es hacer plantillas, para ello usaremos tablero de 4 mm que cortaremos en tiras de 4 o 5 cm de ancho, y formaremos el perímetro del mamparo uniendo las tiras con una grapadora, es impresionante el numero de tableros que se puede llegar a usar, de hecho se irán reciclando las tiras para hacer las piezas mas pequeñas, esto hay que hacerlo con todo, techos, pisos etc, no fiéis a las medidas con metro y porta ángulos, siempre plantilla.




A medida que vamos formando los muebles vamos aislando, para mi entender, lo mejor son las placas, yo use poliespan de alta densidad, hoy utilizaría poliestireno extruido, termine hasta el c... de las bolitas, desde luego desaconsejo totalmente la espuma proyectada, nunca podremos saber como esta la chapa hasta que veamos aflorar, momento en que ya será tarde para actuar.




Este 47 pies se construyo al mismo tiempo que el Simbad, por profesionales y sin problemas de dinero, al tiempo ya estaba para tirar, cubierta de teka atornillada e interiores con espuma proyectada, no hace mucho se puso en contacto con migo uno que lo había comprado y lo iba a restaurar, el me envió estas fotos.



Poco a poco se va llenando ese gran vació que nos encontramos al principio, hay dos maneras de atacar la construcción, una es poner primero el piso y construir el mobiliario sobre el, es mas rápida para tendrás menos acceso a los fondos del barco, la otra es construir primero el mobiliario y luego poner los fondos, siempre podrás abrirlo todo, claro que si el barco es grande, como este que construimos en Bulgaria de 60 pies, seria muy complicado y ademas puedes acceder a ver las sentinas por debajo del piso







Es recomendable tener el motor físicamente para ponerlo en el sitio y hacer la bancada y sobre todo la alinear la bocina y arbotante, pero tampoco hay que tener miedo a acometer cualquier reforma, siempre que se pueda evitando soldar, otra gran ventaja del acero es que atornillado hacemos fuerte cualquier elemento, hasta la bancada del motor, cosa que hice cuando cambie de motor. También se necesitaran todos aquellos elementos que vayamos a poner en cubierta, portillos, escotilla, molinete etc.



Los tornillos que sujetan la base del piloto y todos sus elementos llevan puestos mas de 15 años, no puse el Sika que recomendaba mas arriba y así están de bien, hay que hacer las cosas lo mejor posible pero hay mas margen del que uno se piensa.


Si tenemos que pensar en todo aquello que va a ir en el interior para preparar sus anclajes, con mas motivo hay que pensar en el exterior, bases de winches, de carriles, molinete, balcones y una larga lista, en las fotos se puede apreciar las pletinas que soldé donde preveía la brazola donde iría anclada la capota, hoy un cabina rígida, y las bases para los winches.



Hay que evitar los cofres de todo tipo en cubierta, serán una fuente interminable de problemas, así como guanteras y demás recovecos, yo solo me hice los del faldón para aprovechar ese espacio, no esta comunicado con el resto del barco y la parte de arriba la termine haciendo de acero inox, tomo esta foto del gemelo del Simbad, el Miriam:



Donde mas atención debemos prestar es en el pique de fondeo, nada de tapas ni de agujeros para que desagüe, un orificio para que pase la cadena y a ser posible que se pueda tapar, así lo hice yo y asi esta el pique por dentro, si hemos comprado un barco de segunda mano que lleva tapa en cubierta y no queremos pasarnos la vida combatiendo el oxido, hay que cerrar el pozo soldando chapa de inox con electrodo de inox y hacerle el pasa cadenas.